Crónica del retiro parroquial

Al comenzar el tiempo de Adviento, en la Parroquia de Ntra. Sra. de Europa, situada en la zona del Novo Sancti-Petri, de Chiclana, nos hemos congregado más de medio centenar de feligreses de nuestra comunidad parroquial, junto con la de Santa Ana, para disfrutar de una jornada de Retiro, y aunque el día estuvo desapacible en lo meteorológico, resultó sumamente cálido en lo espiritual.


La reflexión estuvo a cargo del P. Pedro Velo, párroco de Santa Ana, que sin perder en ningún momento la profundidad expositiva supo presentar desde distintos puntos de vista la riqueza que contiene este tiempo litúrgico, y mostrándonos tanto a Juan el Bautista como a la Virgen María, como modelos de preparación para la venida del Salvador.


La puesta en común, previa al almuerzo, resultó muy interesante, ya que cada uno, libremente, pudo compartir aquello que más le había llegado tanto de la charla como del tiempo de silencio. Seguidamente se nos propuso una serie de objetos que, simbólicamente, nos podían ayudar a vivir intensamente el adviento: una lupa, un espejo, un arado, una Biblia, un vaso, unos auriculares, una lámpara y una esponja.

Por la tarde, y tras el visionado del power point titulado “Déjame entrar”, nos desplazamos en autobús a la Parroquia de San Sebastián, de Chiclana, donde su párroco, el P. Alberto, agustino recoleto, nos recibió muy cariñosamente, y tras visitar sus instalaciones, rezamos juntos las primeras vísperas del tiempo del Adviento. Al término de la misma regresamos a Cádiz, dando por concluido el Retiro.

Le damos gracias a Dios porque hemos disfrutado una vez más de un día de retiro espiritual. Una ocasión espléndida para hacer una parada de silencio en nuestra ajetreada vida, además de rezar juntos, compartir el don de la fraternidad y preguntarnos qué es lo que Dios nos pide en este tiempo de gracia que nos conduce a la solemnidad de la Navidad.