Crónica Misa de Unción de Enfermos

Con motivo del sexto Domingo de Pascua (Pascua del Enfermo) ha tenido lugar, dentro de la celebración eucarística y por parte de un numeroso grupo de fieles de la comunidad, la recepción del Sacramento de la Unción de Enfermos.


Es importante señalar que este sacramento es específico de la enfermedad y no de la muerte. La distinción con el Viatico, como sacramento del tránsito de esta vida, ayuda a situar la santa unción en su justo momento. Se trata, pues, de un sacramento de enfermos y sacramento de Vida. La celebración comunitaria y colectiva, bien organizada, resulta muy eficaz para cambiar la mentalidad que todavía existe en algunas personas de considerar este sacramento para recibirlo solo en el último momento de la vida.


Resultan muy hermosas las palabras que el sacerdote dirige al enfermo mientras lo unge en la frente y en las manos:
-Por esta santa unción y por su bondadosa misericordia, te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo. R./ Amén.
-Para que, libre de tus pecados, te conceda la salvación y te conforte en tu enfermedad. R./ Amén.

Al finalizar la celebración se hizo entrega de una pequeña macetita a todos los que recibieron el sacramento de la Unción, como un bello recuerdo de la especial gracia recibida por Dios, que sin duda, concede siempre alivio y salud a todos los enfermos y ancianos que sintiéndose débiles por el peso de sus años reciben esta gracia para bien de su cuerpo y de su alma.